El coste de la eliminación de los residuos que produce Formentera supone una factura de más de 2 millones de euros anuales para el Consell Insular de Formentera, principalmente porque sólo se recicla el 20% de la basura que genera la isla y el 80% restante supone un coste muy elevado por el transporte y el canon de entrada al vertedero de Ibiza.

Compromís amb Formentera impulsará la creación del Plan Director Sectorial de Residuos específico para Formentera. Las directrices del antiguo plan no contemplan las actuales características de Formentera ni las competencias que la isla asumió a partir del 2007, cuando se convirtió en Consell Insular de Formentera.

Mediante políticas adecuadas se puede reducir un 50% el volumen de la basura que no se recicla y se podría ahorrar hasta un millón de euros anuales. Hoy en día el reciclaje de materia orgánica se limita a pocas viviendas particulares, pero en los núcleos urbanos y dentro del entramado turístico de hoteles, bares y restaurantes no se realiza. Compromís amb Formentera apuesta por la instalación de una red de contenedores orgánicos en los principales núcleos urbanos y contenedores en los grandes hoteles y establecimientos..

Conseguir reciclar el 50% de los residuos que genera la isla es el objetivo a corto plazo, pero a largo plazo el objetivo es crear una planta de compostaje. Como paso intermedio, Compromís apuesta por dedicar un espacio de ventilación natural de la materia orgánica para conseguir adobo orgánico. Como resultado, los agricultores obtendrán el abono a bajo coste que, a estas alturas, tienen que traer desde fuera de la isla.
La realización de campañas informativas, un sistema informativo eficiente puerta por puerta y un férreo control sobre los residuos orgánicos, con especial incidencia sobre los grandes generadores de estos deshechos, será el primer paso para ser más eficientes en la gestión ambiental y rebajar la factura de los ciudadanos en materia de basura.